C. Valparaíso, 18-C, 41013 Sevilla

Centro Sanitario Habilitado NICA - 61488

info@eneapsicologia.es

600 89 55 02

ArtículosLateralidad cruzada

Enea Psicología

Enea Psicología

Lateralidad cruzada

La lateralidad cruzada es un fenómeno en el cual existe una discrepancia entre la dominancia manual (derecha o izquierda) y la dominancia ocular (ojo derecho o izquierdo) de una persona. En condiciones normales, la mayoría de las personas tienen una lateralidad homogénea, lo que significa que su mano y ojo dominantes son del mismo lado. Por ejemplo, si alguien es diestro, es probable que también tenga dominancia ocular derecha.

Sin embargo, en casos de lateralidad cruzada, una persona puede ser diestra pero tener una dominancia ocular izquierda (o viceversa), lo que puede provocar dificultades en ciertas tareas que requieren una coordinación precisa entre la mano y el ojo, como la escritura o el dibujo.

El diagnóstico de la lateralidad cruzada generalmente se realiza a través de pruebas específicas realizadas por un profesional de la salud. Estas pruebas pueden incluir evaluaciones de habilidades motoras finas, coordinación oculomanual, así como pruebas de dominancia manual y ocular.

El tratamiento y la forma de trabajar con la lateralidad cruzada dependen de la edad y las necesidades individuales de la persona. Algunas estrategias comunes pueden incluir:

1. Terapia ocupacional: Un terapeuta ocupacional puede trabajar con la persona para mejorar la coordinación mano-ojo y desarrollar habilidades motoras finas.

2. Ejercicios de reeducación: Se pueden realizar ejercicios específicos diseñados para fortalecer la dominancia ocular y mejorar la coordinación entre la mano y el ojo.

3. Estimulación sensorial: Se pueden utilizar técnicas de estimulación sensorial para ayudar a integrar las señales del ojo y la mano, mejorando la coordinación y la lateralidad.

4. Modificaciones del entorno: En algunos casos, se pueden realizar ajustes en el entorno de la persona, como cambiar la posición de escritura o utilizar herramientas específicas, para facilitar la coordinación mano-ojo.

Es importante destacar que el abordaje de la lateralidad cruzada debe ser individualizado y adaptado a las necesidades de cada persona. Un profesional de la salud capacitado puede proporcionar una evaluación completa y diseñar un programa de tratamiento adecuado.